Pavlovsky de Rosemberg, Rosa

Descripción: 

Nació en Tangarow (Rostoff, Rusia) en 1863. Murió en Buenos Aires en 1936.
Rosa Pavlovsky fue una de las mujeres que se destacó en el ámbito de la medicina nacional a principios del siglo XIX.
Nació en un pequeño poblado a orillas del Don, en la región del Rostoff (Rusia), en 1863. Cuando era aun niña, su familia emigró a Bélgica. Allí, tuvieron contacto con Sarmiento en 1868. El entonces estadista argentino tentó al padre de Rosa a viajar a la Argentina, lugar en el que podía aplicar con utilidad sus conocimientos sobre vitivinicultura.
Recién llegados, vivieron por algún tiempo en Buenos Aires, y luego se asentaron en Mendoza. Allí Rosa Pavlovsky, que había recibido en Europa el diploma de enfermera, participó en los servicios médicos creados para enfrentar a la epidemia de cólera de 1886-87, que mató a millares de personas. En poco tiempo, Pavlovsky ganó fama por su abnegación y profesionalismo.
Según el doctor Alejandro Pavlovsky, "Los horrores que tuvo que ver y sufrir en esa vida de reclusión fueron inmensos. En el hospital estaba bajo el mismo régimen de aislamiento que los apestados, comiendo y durmiendo en compañía de moribundos y de cadáveres".
Luego de esta triste experiencia, Pavlovsky regresó a Buenos Aires, e intentó proseguir los estudios de medicina. Pidió la aplicación del régimen de equivalencias, para iniciar el tercer año de la carrera, dado que ya había cursado dos años de medicina en París. La solicitud le fue denegada, y Rosa Pavlovsky marchó a París para terminar allí los estudios. Se graduó en 1891 con una tesis que trataba acerca de las enfermedades infecciosas del aparato reproductor femenino.
Luego, regresó al país, y solicitó la reválida de título, que aprobó en agosto de 1893.
Con el título de médica otorgado por la Universidad de Buenos Aires en su haber, Pavlovsky se dedicó a la pediatría en su consultorio privado y en el Hospital Francés, donde fue designada Jefa del Servicio de Pediatría. Ya se le reconocía, por esa época, su calidad profesional, integraba varias academias científicas del país y el extranjero, y había sido condecorada por el gobierno francés con la Legión de Honor.
Durante muchos años se mantuvo en ese cargo, desarrollando una tarea encomiable, en la que demostraba una gran dedicación y su innegable vocación de servicio.
Murió en Buenos Aires en 1936.